Todo acabará bien

Todo acabará bien

El 16 de juny del 2019 Madonna, la reina del pop, va ser vista en l’aeroport John Fitzgerald Kennedy de Nova York vestida com una adolescent. Portava posat un mico negre amb caputxa i gargotejat o de dibuixos infantils. Solament es podia notar l’edat en les arrugues de la seva mà esquerra que subjectava una bossa de mà bastant ple.

 

A ella, la diva, la Ciccone, la que ha jugat el joc de la fama des que va arribar al firmament musical, ara mare de sis fills i sexagenària, li demanen que lideri la forma en què les dones es poden fer madures sense vergonya en el món del pop (no a Cher o Tina Turner o Janet Jackson o Kylie Minogue o Mariah Carei…)

 

Ella que s’assegui assetjada i castigada per la premsa, ja que ningú parla d’ella sense esmentar la seva edat, aquest mateix dia, potser per les presses, potser perquè li va distreure una melodia encara no escrita d’un àlbum encara per publicar, va oblidar en un dels bancs un dels llibres de la mística anglesa Juliana de Norwich on estava escrita la frase:
“Tot acabarà bé”

 

Aquest pensament, més pròxim a la dansa que a qualsevol programa polític, i sens dubte fruit d’alguna revelació o alguna epifania tan etèria com el moviment humà, va acompanyar a la diva camino a la sala d’assajos on preparava la seva última coreografia.

 

Aquesta mateixa frase, oblidada en un aeroport de Nova York, dóna títol al nostre espectacle.

 

________________

 

El 16 de junio del 2019 Madonna, la reina del pop, fue vista en el aeropuerto John Fitzgerald Kennedy de Nueva York vestida como una adolescente. Llevaba posado un mono negro con capucha y garabateado o de dibujos infantiles. Solo se podía notar la edad en las arrugas de su mano izquierda que sujetaba una bolsa de mano bastante pleno.

 

A ella, la diva, la Ciccone, la que ha jugado el juego de la fama desde que llegó al firmamento musical, ahora madre de seis hijos y sexagenaria, le piden que lidere la forma en que las mujeres se pueden hacer maduras sin vergüenza en el mundo del pop (no a Cher o Tina Turner o Janet Jackson o Kylie Minogue o Mariah Carey…)

 

Ella que se siente asediada y castigada por la prensa, puesto que nadie habla de ella sin mencionar su edad, este mismo día, quizás por las prisas, quizás porque le distrajo una melodía encara no escrita de un álbum encara para publicar, olvidó en uno de los bancos uno de los libros de la mística inglesa Juliana de Norwich donde estaba escrita la frase: “Todo acabará bien”

 

Este pensamiento, más próximo a la danza que en cualquier programa político, y sin duda fruto de alguna revelación o alguna epifanía tan etérea como el movimiento humano, acompañó a la diva ando a la sala de ensayos donde preparaba su última coreografía.

 

Esta misma frase, olvidada en un aeropuerto de Nueva York, da título a nuestro espectáculo.

 

Informació
error: Content is protected !!